¿Quién no ha jugado alguna vez al pádel?

Miguel Cardenal hizo la gran pregunta durante la presentación de Padel Pro Show en el CSD: ¿Quién no ha jugado alguna vez al pádel? Porque el fervor con el que los deportistas han abrazado esta disciplina a desbordado todas las previsiones para crear un fenómeno único.

Pero con los datos en la mano, ¿quién juega realmente al pádel? ¿Cómo es el perfil de todos aquellos que cogen una raqueta de lunes a domingo? Tras un exhaustivo estudio de mercado, CEIP ha empezado a interpretar lo que los amantes al pádel le dicen. Lo primero que hay que señalar que hay 2.300.000 practicantes habituales y más de 960.000 ocasionales, lo que deja un mercado de casi 3 millones y medio de clientes potenciales. Dicho de otra forma, un 10,4% de la población española de entre 18 y 65 años juega al pádel en España. Ya sabemos cuántos practican pádel, pero ¿podemos saber quién es el jugador medio?

La respuesta es que sí. El perfil del que coge una pala es el de un hombre, de entre 35 y 44 años, con estudios universitarios, de clase media alta y trabajador por cuenta ajena. Un retrato que nos desvela cómo es la mayoría de las personas que se acercan a las pistas de pádel. Pero los datos recogidos van más allá y también rebelan que tras el perfil tipo se ocultan varias siluetas muy interesantes.

Las cifras arrojan que los hombres juegan más al pádel (61,9%) que las mujeres (38,1%), pero si se miran más de cerca los números se descubre que más de un millón de mujeres practican de forma habitual esta actividad. Un número considerable si se compara con otros deportes, donde la presencia femenina es mucho menor. Así que podemos decir que el número de practicantes masculinos supera al femenino, pero que las mujeres tienen una gran relevancia dentro de la industria del pádel.

También hay que centrarse en la edad de los jugadores. La mayoría están incluidos en el ratio de entre 35 y 44 años (38,3%), pero no hay que olvidar el perfil de entre 25 y 34 años, que suma el 31,1% de aquellos que practican el pádel. Así que los datos nos arrojan que el 64,9% de los jugadores tienen entre 25 y 44 años. Un nicho de mercado muy grande que hay que tener en cuenta a la hora de plantear la expansión internacional.

Todos estos datos proyectan un panorama optimista para poder marcar los tiempos a la hora de empezar con el proceso internacionalizador del pádel.