La semilla del pádel comienza a dar frutos en Alemania e Inglaterra

Hace doce años Alemania conseguía su primera pista de pádel y 8 años más tarde la segunda; en 2012 el pádel instaló su bandera en la capital del país germano con la inauguración del club Padel Berlín. La semilla plantada en aquel entonces tardó en dar sus frutos pero en la actualidad goza de una vitalidad y un crecimiento constante. Ya en 2014 el país bávaro contaba con 17 clubes y 25 pistas; las zonas en las que se ubican estos clubes son: Bavaria (2), Berlín (3), Hesse (1), Köln (1), Baja Sajonia (1), Renania del Norte-Wetsfalia (3), Renania-Palatinado (1), Hamburgo (3) y Schleswig-Holstein (2); ninguno de ellos cuenta con más de dos pistas de pádel dentro de sus instalaciones. El número de centros ha aumentando a lo largo de este año situándose en los 23 y los alemanes ya pueden practicar pádel en cualquiera de las más de 35 pistas que se encuentran dentro de su territorio.

Algo más tardó en llegar el pádel a Reino Unido, donde en 2010 se fundó la Padel England Association (PEA). Esta asociación nace con el objetivo de promocionar y desarrollar este deporte en las islas británicas. Un objetivo que parece que empieza a lograr sus frutos ya que en 2015 el deporte de la pala muestra un incipiente crecimiento y cuenta ya con 16 clubes y más de 40 pistas, siete instalaciones más que en 2014. Buena prueba de la buena salud del pádel es la incorporación de pistas dentro de clubes prestigiosos como el de Wembley en Londres, que cuenta con 3 pistas de pádel indoor y 2 exteriores entre sus instalaciones.

Las previsiones para el próximo ejercicio son optimistas y auguran un horizonte esperanzador para el pádel en estos dos países. Sin duda, la fiebre por este deporte, que en España es el más prácticado después del fútbol, empieza a mostrar sus síntomas en el viejo continente.